Cocina en confinamiento

El confinamiento nos ha obligado a sacar lo mejor de cada uno de nosotros, reconectarse con el entorno, reconocer los afectos, despertar la atención, mimar la paciencia, alimentar con dedicación.

El pan es una obra que sacia él hambre y cultiva la esperanza, envuelve en amor a quien lo hace y quien lo come, amasar es hacer, es crear, es ver el milagro de la vida de manera rápida, es sentir con tu mano la riqueza de la tierra, es equivocarse una y otra vez para llegar a tu fórmula perfecta, sentir el alivio del logro transformado en satisfacción.

Cerca de casa hay una biblioteca que visito frecuentemente, me gusta sentarme a leer las últimas revistas de arte, fotografía, cocina, viajes y moda. Pido libros en los géneros de novelas, historias, compendio de recetas y técnicas culinarias, uno de  tantos que he traído a casa por 30 días es uno que trata de pizzas, su historia y como elaborarla.

Tímidamente comencé a elaborar la masa romana, la primera producción quedó aceptable. Conversando sobre el tema pensamos en familia que podíamos hacerlas más gruesas, mas esponjosas, más delgada y crocante, y así comencé hacer pruebas, resultando una masa suficientemente más esponjosa que la normal, sin perder lo crocante, hasta llegar a satisfacer al paladar de los comensales.

Mi receta y algunos tips:

Ingredientes y cantidades para 2 pizzas de 30 cm de diámetro aproximadamente

HARINA/ LEVADURA/ AGUA FRÍA/ SAL MARINA/ ACEITE DE OLIVA

400 g de harina de trigo ( 3 y 3/4 de taza)

7 g de levadura seca

300 g de agua fría (16 grados) enfriar en la nevera

1/2 cucharadita de sal

1 cucharada de aceite de oliva

Utensilios

Un bowl para mezclar la harina

Una taza

Una cuchara

Una cucharita

Una jarra

Zona limpia para amasar 

En el bowl poner la harina y abrir un hueco.

Agregar el agua poco a poco e ir mezclando de afuera hacia adentro.

Dejar reposar por 30 minutos.

Sacarlo y agregar la sal, amasar hasta no sentir los granos de sal.

Estirar un poco y poner el aceite de oliva, amasar, bolear y volver a dejar reposar en un lugar cerrado y temperatura media de 16 a 20 grados.

Como es fermentación larga la dejo entre 12 a 24 horas, es a elección del panadero.

Una vez pasado el tiempo de fermentación, precaliente el horno a 280 grados mínimo 10 minutos antes.

Saque la harina y extiéndala, déjela repasar 10 minutos.

Agregue los ingredientes sobre la masa.

Meta al horno por 15 minutos aproximadamente.

Tips sobre la producción y cocción de la pizza

1. Deje fermentar la masa ahora en primavera que tenemos una temperatura promedio 10° – 12° entre 18h y 24h

2. Cada 4 horas aproximadamente saque la masa, amásela un minutos para sacarle los gases y vuelta a bolear.

3. Precaliente el horno a máxima temperatura mínimo 10 minutos antes.

4. Agregue los ingredientes en orden del más húmedo al más seco.

5. Agregue el queso mozzarella a mitad de horneado, es decir a los 7 – 8 minutos aproximadamente para evitar que el queso se queme.

6. Sáquela del horno y deje enfriar un rato antes de servir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s